Cómo comprar una vivienda de segunda mano y acertar 

Todos, en algún momento de la vida, llegamos a esa etapa en la que necesitamos tener nuestro propio espacio. Y por espacio me refiero a una casa o un hogar, como prefieras llamarlo.

Es esa etapa máxima de la vida en la que empiezas a tener prioridades más certeras y, por supuesto, haces todo lo posible para lograrlas.   

 

Por eso, si estás ahora mismo en esa etapa, te daré algunos consejos básicos para que vivas una experiencia agradable. Sobre todo si la vivienda que vas a comprar es de segunda mano. 

 

Y es que, por la inexperiencia sobre todo, muchas personas obvian cosas. Estas peculiaridades pueden llegar a convertir la compra de tu primera casa en una situación bastante tediosa y decepcionante. 

¿Qué debo saber antes de comprar una casa de segunda mano?

 

Lo primero que afectará a la compra de tu casa, ya sea nueva o de segunda mano, es el presupuesto. 

Por eso debes ser precavido y estar seguro de que el dinero con el que cuentas es suficiente para el tipo de vivienda que sueñas. 

 

Si no es así, tendrás que ajustarte al presupuesto, y escoger un lugar que esté en buen estado. Además de que te permita invertir en él más adelante, para modificarlo y tener la casa de nuestros sueños

 

Lo segundo que debes hacer es tomar una decisión rápida, todos tenemos claro que comprar una casa es una inversión bastante grande.

 

Por esa razón, la gran mayoría de las personas acuden a préstamos. Préstamos que tardarán años en pagar. 

 

Lo más recomendable es no darle muchas vueltas y ser decidido, sobre todo si encuentras una buena oferta. 

 

Recuerda que debes ser precavido y no tener miedo. Tal vez adquieras una deuda bastante grande y debes estar seguro de que es la mejor decisión que has tomado.

Por esa razón debes ser realista, y solo asumir los gastos que sepas que puedes pagar. No idealices un tipo de casa que no puedes costear, que solo te ocasionará deudas y estrés. 

 

Al momento de comprar una casa de segunda mano también debes considerar otras variables que pudieran afectarte a largo plaza.

 

Entre ellas, las cargas que pueda arrastrar la casa como:  hipotecas, servidumbres, usufructos, anotaciones preventivas de embargo, de demanda, etc. Puedes verificar que la casa de segunda mano esté libre de cargas solicitándole al Registro una nota simple, un documento que informa los datos esenciales que constan en dicho registro sobre una casa.

 

También es importante que examines el edificio.Tómate un tiempo para observar la finca y sus espacios comunes. Busca posibles humedades, grietas, deficiencias en la fachada o escaleras. Si la vivienda está en una finca antigua debes ir acompañado de un arquitecto o técnico como lo recomienda la (OCU). Te ayudarán a detectar posibles problemas de estructuras o cimentación que tarde o temprano deberás arreglar.

 

Los edificios de más de 50 años de antigüedad deben pasar una inspección técnica (ITE) que certifica su seguridad y salubridad. Si la finca ya lo tiene gestionado es una buena noticia para ti. Sino, deberás hacerla en un futuro próximo, esto puede añadir más gastos.

 

Otro factor importante que debes analizar es la eficiencia energética, ya que los nuevos materiales permiten un ahorro en energía importante y los viejos normalmente incrementan las facturas.  Analiza las fuentes energéticas del piso, el estado de las instalaciones, que tipo de calefacción utilizan, etc.

Por último te recordamos algo muy importante. Si has comprado ya tu nueva casa y observas desperfectos graves en los que no te habías fijado, tienes seis meses para reclamar los “vicios ocultos”. El vendedor es el responsable de repararlos si la vivienda se construyó hace menos de 10 años.

 

En fin, son muchas las cosas que debes considerar a la hora de comprarte una vivienda de segunda mano, por eso te recomendamos pedir ayuda a un profesional.Con un buen asesoramiento podrás conocer todos los detalles para tomar las mejores decisiones.

 

Por esa razón no dudes en acudir a una inmobiliaria para que te asesoren y no cometas errores que arrastrarás durante muchos años.

 

No seas de esas personas que no acuden a una inmobiliaria solo porque creen que van a pagar más dinero por la casa del que podrían pagar si la encuentran solos.  

 

Ya que, aunque esto ocurra, a la larga puede ser la mejor decisión. Los asesores de una inmobiliaria son profesionales en su sector y de seguro que te aportarán su experiencia y conocimientos.

 

Ellos te ayudarán a conseguir la mejor opción en cuanto a calidad y precio. Porque ellos están acostumbrados a este tipo de negocios y tienen una visión más objetiva del deseo del cliente.

 

Además de que sus servicios son variados: te ayudarán con la documentación, los trámites de pago e incluso muchas se encargan también de las reformas. 

 

Mi mejor consejo para que compres una vivienda de segunda mano y puedas acertar es que contrates a profesionales expertos en la materia. Pregunta todo lo que no sepas, sé curioso y deja que ellos te aclaren todas tus dudas.