Gastos al comprar una vivienda

Tomar la decisión de comprar una casa es el primer paso para empezar una nueva vida. Es importante tener claro el espacio ideal de un hogar, el número de habitaciones y la localización entre otros aspectos, pero sobre todo, saber el dinero que quieres invertir y calcular los gastos al comprar una vivienda.

Además es fundamental entender que el coste de una vivienda no depende solo de la calidad de los materiales o sus servicios. Es habitual que el precio esté condicionado por  factores externos a la casa, por ejemplo, la buena comunicación con otras zonas, el transporte y por supuesto la ubicación.

También es importante  tener en cuenta la posibilidad de solicitar diferentes ayudas al comprar una vivienda, sobre todo si el comprador es menor de 35 años, gracias al Plan Estatal de Vivienda 2018-2021.

¿Cuáles son los gastos al comprar una vivienda?

Los gastos al comprar una vivienda no son solo los relacionados con el precio de venta de la propia casa. Conocerlos todos al detalle es fundamental para poder realizar un presupuesto real. Es de gran ayuda utilizar un simulador de gastos al comprar una vivienda para calcular dicho presupuesto.

A continuación vamos a desarrollar todos los gastos tiene la compra de una vivienda:

  • Arancel notarial: es el dinero que recibe el notario por comprobar que el contrato de compraventa es correcto. El precio está regulado por el Estado y oscila entre 600€ y 1.000€.
  • Registro de la Propiedad: al igual que en el anterior gasto, la cantidad también está definida por el Estado y el precio varía entre unos 300€ y 650€.

En caso de querer hipotecar la vivienda este gasto también se tiene que realizar, pero gracias a la Ley Hipotecaria vigente, este coste corre a cargo del banco. Lo mismo sucede con el arancel notarial.

  • IVA (Impuesto sobre el valor añadido):  solo se paga en caso de que la casa sea nueva y no de segunda mano. El IVA por un domicilio nuevo es del 10%. En una vivienda social el IVA disminuye hasta un 4%, aunque este porcentaje es variable.
  • IAJD (Impuesto sobre actos jurídicos documentados): solo se paga al comprar una casa nueva. Si el domicilio se hipoteca, el pago de este impuesto corre a cargo del banco.
  • ITP (Impuesto sobre transmisiones patrimoniales): solo lo pagan los compradores de viviendas de segunda mano. El porcentaje depende de la Comunidad Autónoma, de la edad, del modelo de vivienda y de si es una familia numerosa. En la actualidad oscila entre el 4% y el 10%.

Contratar los servicios de una gestoría (300€ de forma aproximada) y de una inmobiliaria (entre el 3% y el 15% del precio de venta), son gastos que también se deben sumar al presupuesto total.

Gastos al comprar una vivienda hipotecada

Pedir un crédito hipotecario es lo más común cuando se compra una vivienda, y sus gastos son:

  • La tasación: es necesario establecer de manera oficial el precio de una vivienda. El precio de esta tasación corre, en su mayoría, a cargo del banco, y oscila entre los 250€ y los 600€.
  • Copias de la escritura de la vivienda: estas copias no superan los 30€ por cada una.
  • Comisión por apertura de una hipoteca: este gasto no es obligatorio, hay empresas financieras que no lo cobran.

Sabemos que calcular los gastos al comprar una vivienda puede ser una auténtica aventura, por eso nuestros asesores te ayudarán a escoger la mejor opción. No dudes en contactarnos para ayudarte en este gran paso.

Nueva ley hipotecaria

La nueva ley hipotecaria entrada en vigor el pasado domingo 16 de junio, regula los préstamos garantizados por un terreno o bien inmueble de uso residencial.

Su objetivo es proporcionar una mayor seguridad jurídica a todas las partes y, por los cambios que esto conlleva, ha generado muchas interrogantes.

Si estás planeando comprar una propiedad, seguro que te preguntas cómo influirá en el mercado inmobiliario esta nueva ley hipotecaria, y cuáles son sus pros y contras.

A continuación, te explicamos los cambios más destacados de esta nueva ley, y buscamos responder a estas preguntas. Acompáñanos.

Novedades de la Nueva Ley Hipotecaria

Esta nueva ley de hipotecas, además de eliminar la polémica cláusula suelo y otras, trae los siguientes cambios:

  • Reparto de Gastos: los prestamistas pagarán los gastos de registro, notaría y gestoría, así como el impuesto de transmisión patrimonial (ITPAJD), mientras que el cliente cubrirá los gastos de tasación.
  • Aumento de plazos para iniciar el proceso de Desahucio o Embargo: el monto adeudado tendrá que ser de 12 o 15 meses (el 3 % o 7 % del capital), dependiendo del momento del crédito en que se produzca el impago.
  • Los prestamistas evaluarán en profundidad la solvencia del cliente: la nueva ley hipotecaria solicita que se consideren los ingresos y obligaciones previsibles durante la duración del crédito.
  • El contrato detallará todos los costes del préstamo: para asegurarse de que el cliente conozca todos los cálculos implicados y el monto total a pagar.
  • Asesoramiento legal gratuito y obligatorio: el cliente elegirá un notario que le explicará las condiciones del contrato y firmará manifestando que comprende la totalidad del mismo, antes de realizar la escritura pública.

De igual manera, esta nueva ley hipotecaria prohíbe la vinculación del crédito con otros productos, y establece que cuando se acuerde una comisión de apertura, se cobrará una única vez.

Limitación de las comisiones del prestamista

El cliente podrá cambiar su hipoteca a otro banco (subrogarla), o pasar un contrato de un tipo de interés variable a uno fijo. El prestamista sólo podrá cobrar una comisión del 0,15 %, durante los primeros 3 años.

Asimismo, cuando el cliente amortice o pague el crédito de forma anticipada, la comisión máxima aplicada estará entre el 0,15 y el 0,25 % del monto pagado (para préstamos de interés variable), o entre el 1,5 y el 2 % (para interés fijo).

¿Tiene retroactividad la nueva ley?

Si firmaste tu contrato antes de que entrara en vigencia la nueva ley de hipotecas en España, estarás protegido por el aumento de los plazos requeridos para iniciar un proceso de desahucio.

Del mismo modo, la limitación de las comisiones del prestamista, explicadas en el apartado anterior, también se aplica a los contratos firmados con anterioridad.

Por tanto, se trata de una ley con carácter retroactivo.

Algunas desventajas de la Nueva Ley Hipotecaria

Estas medidas ofrecen una mayor transparencia y aumentan la seguridad jurídica. Sin embargo, los especialistas prevén algunas sombras en esta ley de hipotecas.

Una de ellas, es que el establecimiento de solvencias más estrictas puede ocasionar que los jóvenes y personas con rentas bajas, tengan dificultad para acceder a créditos.

Además, los costes adicionales asumidos por el banco y la disminución de comisiones, podrían traducirse en un incremento de las tasas de interés.

Pero cada caso siempre será diferente, así que si estás tramitando o piensas tramitar un crédito para comprar tu vivienda, no te preocupes, sigue adelante y aprovecha las ventajas de esta nueva ley hipotecaria.

 

 

Cómo buscar y encontrar la mejor hipoteca

Cuando nos decidimos a comprar una casa, lo primero que se nos pasa por la cabeza es la hipoteca. Y no es para menos, es una decisión sumamente importante que nos acompañará durante un largo período de tiempo en nuestras vidas.

 

Lo primero que hacemos es visitar nuestro banco habitual y luego abrimos opciones buscando en internet. Y aquí es cuando viene la marea y bloqueo de información. ¿ De verdad hay tantas opciones?

Lo cierto es que el mercado hipotecario cada vez tiene más productos y ofertas que se adaptan a los distintos perfiles de compradores, por lo tanto, es importante que antes de empezar tu búsqueda tengas claro lo qué quieres conseguir con esta hipoteca; cantidad, interés fijo, variable, años de hipoteca, entre otros.


Consejos para decidir la mejor hipoteca

  • Las hipotecas pueden estar referenciadas a Euribor o IRPH. Estos son los principales índices para calcular el interés variable de las hipotecas. Las más recomendables suelen ser las referenciadas a Euribor, ya que si el diferencial no es elevado, resulta más económico que el resto.
  • Es importante que compares y valores los diferenciales y no los intereses a plazo fijo. Algunas hipotecas suelen poner un interés fijo atractivo pero luego el variable es bastante más elevado, y al final, el variable es lo que más vamos a pagar durante la vida del préstamo. De esta forma, cuanto menor sea el importe variable, mejor.

  • Calcula tu cuota mensual a través de un simulador. Los simuladores ofrecen una información útil para que puedas ver el escenario que te presenta cada oferta hipotecaria.

  • Tienes que fijarte en la TAE.  La TAE es el coste efectivo de tu hipoteca a partir de:
    • tipo de interés nominal
    • las comisiones y gastos
    • la frecuencia de los pagos
      Lo encontrarás en todos los documentos del préstamo y es importante que lo tengas especificado en todas las ofertas.

  • A parte de la TAE, fíjate en los  plazos y penalizaciones por la amortización anticipada de capital. También son un buen punto de estudio si miramos a largo plazo.
  • Lógicamente, cuanto menos pidamos, menos pagaremos. La mejor optimización sería una hipoteca con el dinero imprescindible para la compra, y si tenemos que realizar una reforma, siempre es recomendable recurrir a un préstamo. En consecuencia, cuanto menos plazo mejor. Las hipotecas bajan el interés en cierta horquilla de años, pero pasada esa horquilla, apenas bajan los intereses ya que estos mismos, se van retroalimentando e impiden las bajadas de cuota.
  • Que no te de vergüenza visitar distintas oficinas, preguntar todas las dudas que tengas o buscar una oferta para tu hipoteca. Eso sí, intenta buscar la hipoteca con garantía y aval. Puede que no tengan un primer precio tan atractivo pero a la larga es más económica que las hipotecas que ofrecen los bancos sin ningún tipo de aval ni garantías.

Detalles a tener en cuenta con la elección de tu hipoteca

Dale siempre una vuelta a todas las ofertas y pregunta por la letra pequeña. A veces, algunas publicidades destacan algo que puede parecer en primera instancia ventajoso, pero luego resulta en un incremento durante años que acaba por elevar el precio total de lo que vas a pagar.

Es importante que compares, cada banco tiene el objetivo de la venta, así que no está de más que consultes con distintas entidades o incluso experiencias de otros usuarios.


Y por último, no tengas prisa en encontrar la mejor oferta. Pese a ser momentos muy emocionantes  y estés impaciente por tener un nuevo hogar, es importante que tengas mucho sentido común y objetividad para valorar correctamente toda la información que tienes y ver si encaja en tu esquema ideal.

La libertad de las hipotecas sin vinculación

Cuando decides contratar una hipoteca el banco te ofrece una serie de productos vinculados a ella, como un seguro, una tarjeta de crédito, domiciliar una nómina o abrir un plan de pensiones. A cambio de la contratación de estos productos, la entidad bancaria te concede un interés más bajo del préstamo hipotecario (normalmente alrededor de un punto porcentual). Sin embargo, estos productos también aumentan el precio de la financiación, además de comprometerte con el banco a cumplir una serie de requisitos.

Las hipotecas sin vinculación permiten evitar ataduras con el banco más allá del préstamo hipotecario, y sus condiciones no dependerán de los productos que contrates. Eso sí, debes tener en cuenta que las hipotecas sin vinculaciones pueden tener un interés más alto, por lo que debes realizar una comparativa con otros préstamos hipotecarios con vinculación para determinar qué te conviene más.

Lo normal es que, para obtener las mejores condiciones, se tengan que contratar entre cinco y seis productos extra.

Ventajas de contratar una hipoteca sin productos vinculados

La principal ventaja de la hipoteca sin vinculación es que el banco no puede obligarte a cumplir una serie de condiciones para que el interés se mantenga bajo. Esto te da la libertad de contratar otros productos a través de otras entidades, ya que hacerlo no supondrá una subida del interés de tu hipoteca.

Con la hipoteca sin vinculación te ahorrarás los gastos que puedan suponer los productos contratados. Por ejemplo, los seguros pueden tener una prima mensual o anual y las tarjetas de crédito que algunos bancos ofrecen tienen un coste anual de mantenimiento.

Pero no olvides que ésta es una opción más, y que es posible que te convenga contratar estos productos. Sea como sea, debes realizar una comparativa para saber cuál es la mejor opción para ti.

La nueva ley hipotecaria pone límites a los bancos

Hasta hace poco, muchas entidades bancarias obligaban a suscribir sus productos para poder acceder a sus hipotecas. La nueva ley hipotecaria prohíbe las ventas vinculadas, pero no las combinadas. Es decir, los bancos podrán ofrecer bonificaciones por la contratación de sus productos, pero no utilizarlos como requisito para el acceso a sus hipotecas.

Esta nueva ley también obliga a los bancos a presentar una mayor transparencia en sus ofertas. Por ello, tendrán que facilitar a sus clientes dos ofertas: una correspondiente a la hipoteca bonificada y otra sin las bonificaciones. Así, facilitarán su comparación y ayudará a los clientes a decidir si merece la pena o no suscribirse a estos productos.

Si lo que quieres es conseguir las mejores condiciones en tu hipoteca, deberás tener en cuenta todas las opciones que tienes a tu alcance. Recuerda que el banco tiene sus propios intereses y sus ofertas buscarán siempre su mayor beneficio. Tanto si eliges una hipoteca con o sin vinculación, no dejes de informarte sobre qué te costará exactamente cada opción. Desde Ferco Gestión sabemos que es complicado tomar una decisión con tantas variables, por eso estamos a tu disposición para ayudarte y asesorarte durante todo el proceso, asegurándonos de que consigues las mejores condiciones.