La (nueva) estrategia de comunicación de los bancos

Los expertos en comunicación afirman que todo comunica. Todo aquello que hacemos como personas transmite únicamente una parte de lo que somos. La realidad se construye así con la percepción, muchas veces subjetiva, de nuestra mirada.

Las empresas e instituciones (y los bancos) hacen comunicación cuando eligen el color de su imagen corporativa, una tipografía, una recepcionista simpática, un empleado eficaz o un logo que exprese la propuesta de valor frente a los servicios que ofrece la competencia.

Las entidades financieras hoy más que nunca necesitan transmitir aquello que perdieron un poco en los años de la crisis: reputación, cercanía, confianza, seguridad, seriedad y transparencia, entre otros muchos valores. El sector bancario ha gestionado su comunicación durante mucho tiempo con inversiones ingentes y grandes campañas de publicidad hacia sus clientes y hoy ya nada es suficiente.

El usuario es cada día más exigente. Sabe informarse, navega en Internet y encuentra información de todo y (muy remarcable) conoce las opiniones de otros clientes. En nuestra era tecnológica en la que todo se puede hacer con un Smartphone la comunicación ya no es unidireccional (emisor, canal, código, mensaje y receptor) sino omnidireccional.

Las redes sociales hoy son puertas y ventanas de acceso que permiten al consumidor opinar, preguntar y en ocasiones protestar. Con todo, en Ferco nos sentimos muy identificados con esta idea: “Atención al cliente no debería ser únicamente un departamento más en las empresas. Debería ser una actitud de todos los empleados de la organización”.

La nueva estrategia de comunicación del sector financiero, así las cosas, empieza a centrarse en nuestros días en múltiples formas de llevar el mensaje al cliente. Los bancos nos escuchan más, nos atienden algo mejor (o lo intentan) y, muy importante, tratan de hacer que la experiencia del usuario en las oficinas sea cada vez mejor.

Sencillamente porque en un mundo globalizado, infoxicado (intoxicado por un exceso de información), lo que más cuenta hoy es el recuerdo de una sonrisa en la ventanilla o un detalle en la atención que haga más fácil la relación cliente-banco.

Si hoy día cerca del 30% del negocio del sector bancario es la venta de seguros, por poner un ejemplo, es evidente que la estrategia de comunicación del sector bancario debe seguir insistiendo (y en Ferco sabemos que así lo hacen) en recuperar aquella confianza que los usuarios tuvieron un día en todas las grandes marcas del sector.

¿Fijo o variable?

La gran pregunta que muchos futuros compradores de viviendas se hacen hoy es: ¿Ferco o variable? ¿Batman o Superman? ¿Conservador o arriesgado? ¿Lineal o en sintonía con el mercado?

Ha llegado la hora de elegir. Ya has conseguido la hipoteca para tu vivienda, o estás a punto, y solo tú sabes lo que te ha costado negociar las condiciones del crédito. Ya te han enviado el famoso Fiper (la ficha de información personal con la propuesta de la entidad) y ya tienes en tus manos la oferta vinculante. Habrás sudado sangre, sudor y lágrimas, aunque con Ferco Gestión seguro que te habría sido todo más fácil…

Tienes que decidirte entre un interés variable y acorde con el mercado, que sube y baja, como la economía, o un interés fijo y estable para no preocuparte. Para “estar más tranquilo” como dicen algunos.

Tomar una decisión

Piénsalo bien. Piensa en qué tipo de persona eres. Piensa en tu nivel de ingresos recurrentes. Piensa en tus perspectivas profesionales y piensa en el futuro. Si no tienes miedo entonces está muy claro, variable.

Hoy las cuotas de tu hipoteca serán como las de muchos hace unos 10 años y todo parece indicar (aunque ni la pitonisa Lola pueda confirmarlo) que estaremos unos años más con el precio del dinero bajo mínimos…

Pagarás -si eliges variable– un Euribor más 1,10%, 1,50% o un 1,80% que con vinculación (nómina, seguro de vivienda y seguro de vida en algunos casos) podría quedarse hasta en un Euribor +1%. Ya sabes cómo va, cada banco juega sus bazas, y si no lo ves claro nos llamas. En Ferco Gestión te ayudamos.

Pero no olvides que nadie tiene (nosotros tampoco) una bola de cristal en la que confirmar que los intereses estarán de esta guisa durante los próximos 30 años. ¿Cómo lo vamos a saber?

El interés fijo que están ofreciendo las entidades bancarias ronda el 2% en muchos casos. La pregunta es ¿vale la pena? Según nuestra opinión y experiencia en Ferco, sí. Un interés fijo al 2% o al 2,5% es una opción nada desdeñable o sea que si eres más conservador nuestro consejo es que elijas tranquilidad, que nunca se sabe…

Así que, ya ves. Como en Matrix: pastilla azul o pastilla roja. Entonces ¿Variable o Ferco? La decisión es tuya.

Si dudas, llámanos. En Ferco Gestión tenemos a tu disposición todo un equipo dispuesto a asesorarte porque cada persona es única y cada comprador vive su propia realidad y ve su futuro de una forma diferente.