Quiero cambiar de casa, ¿pido una hipoteca puente?

Hipoteca para cambiar de casa

El nuevo año suele venir acompañado de nuevos propósitos, cambios y proyectos. Quizás estés pensando en cambiarte de casa. Si es así, pero ya estás pagando una hipoteca, no es necesario que tengas dos hipotecas o que esperes a vender tu vivienda actual. ¿La solución? La hipoteca puente.

¿Qué es una hipoteca puente?

La hipoteca puente es un préstamo pensado para las personas que quieren comprar una nueva vivienda, pero que todavía están pagando la que ya tienen. Básicamente, esta hipoteca lo que te permite es aunar las dos hipotecas en una pagando una sola cuota. Eso sí, con el compromiso de que tendrás que vender tu vivienda actual en un plazo de tiempo determinado.

Este tipo de hipotecas tiene una particularidad importante, y es que, te permite elegir entre tres tipos de cuotas hasta que consigas vender la primera vivienda:

  • Cuota reducida, en la que pagarás un importe mensual más bajo al que tendrás que pagar una vez vendida tu vivienda.
  • Cuota con carencia de capital, en la que sólo pagarás los intereses del préstamo, y no el capital pendiente. Esto hará que la cuota sea más baja de lo que sería normalmente.
  • Cuota normal, en la que pagarás intereses y capital como en cualquier hipoteca tradicional.

Hipoteca puente para cambiar de casa

¿Qué requisitos debes cumplir para pedir una hipoteca puente?

Lo primero que hará tu banco será analizar tu solvencia y comprobar que eres un buen pagador. A parte de esto, el banco no te pedirá que cumplas ningún requisito especial en comparación con tu otra hipoteca.

Comprobará el nivel de ingresos, tanto tuyo como de todos los titulares del préstamo hipotecario, tu estabilidad laboral, la existencia de deudas o impagos de la primera hipoteca y todos los aspectos que influyen al pedir cualquier préstamo hipotecario.

Ventajas de la hipoteca puente

Ventajas e inconvenientes de la hipoteca puente.

Una de las ventajas principales de este tipo de hipoteca es que te permite comprar una nueva vivienda sin haber vendido la tuya. Además, te da más tiempo para vender tu casa sin prisas, evitando así, que a causa de éstas la acabes vendiendo por menos cantidad de lo que deberías.

Teniendo en cuenta estas ventajas, debes saber que con este tipo de hipotecas asumes un mayor riesgo, ya que si no puedes pagar las cuotas, estarás haciendo frente a una deuda con ambas viviendas. Además, si no vendes la casa en el periodo de tiempo acordado, la cuota mensual incrementará y la hipoteca te acabará saliendo más cara.

Alternativas a la hipoteca puente

Además de este tipo de hipoteca, para comprar una segunda vivienda cuando aún estás pagando otra sólo tienes dos opciones más: o solicitar una nueva hipoteca, lo que te obligará a hacer frente a dos hipotecas a la vez, o esperar a vender tu vivienda actual para comparte la nueva.

Si no consigues decidir cuál es la mejor opción para ti, recuerda que en Ferco Gestión estamos a tu servicio para asesorarte y acompañarte en todo el proceso, asegurándonos de que tomas la mejor decisión.

Comprar viviendas de bancos, ¿merece la pena?

Comprar viviendas de banco - Ferco gestión

Desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, los bancos han ido acumulado una gran cantidad de inmuebles como consecuencia de los embargos realizados durante la crisis económica. Una vez superada la crisis, las entidades financieras tienen la necesidad de deshacerse de todas estas viviendas, por lo que las ofrecen a precios reducidos y con mejores condiciones en las hipotecas. Aún así, son muchos los que todavía se preguntan si realmente merece la pena comprar viviendas de bancos. A continuación, os contamos los pros y contras de hacerlo:

Ventajas de comprar vivienda banco

La ventaja más importante que ofrecen este tipo de viviendas es, sin duda, la financiación. Esta puede ser hasta del 100%, frente al 80% que conceden normalmente las entidades bancarias. Incluso hay bancos que financian también los gastos de compra.

Además, es posible que los bancos aumenten su flexibilidad en los pagos si el cliente pasa por dificultades económicas: cambios en los plazos de amortización o carencias de capital para que puedan afrontar el pago más fácilmente.

Comprar viviendas de bancos - Ferco gestión

Desventajas de comprar vivienda de banco

Una de las principales desventajas de comprar casas de bancos es que, en muchas ocasiones, estas se pueden encontrar en mal estado ya que, se adquirieron por medio de embargos. Esto se traduce en que aunque la vivienda sea más barata, se tendrá que realizar una inversión para reformarla, lo que acabaría incrementando el precio final.

Además, dado que provienen de embargos, solo es posible elegir entre el catálogo de pisos del banco. Esto, dificulta encontrar inmuebles de bancos que se adapten a tus necesidades concretas: localización, precio, estado de la vivienda,etc.

Con respecto al precio de los inmuebles de bancos, no siempre son más económicos que los adquiridos a través de inmobiliarias o entre particulares. Hay que tener cuidado, porque aunque los bancos puedan ofrecer financiación al 100% si adquieres una de sus viviendas, ésta puede ir acompañada de tipos de interés más altos de lo habitual.

Comprar viviendas de banco - Ferco gestión

En conclusión, aunque si es cierto que comprar viviendas de los bancos puede tener ciertas ventajas en cuanto a financiación, hay que realizar un gran esfuerzo en la búsqueda de oportunidades puntuales y esperar que estos “chollos” coincidan con los criterios y necesidades de búsqueda del comprador. Si tienes dudas sobre cuál es la mejor opción para ti, siempre puedes contar con un asesor hipotecario que se asegure de que tomas la decisión más correcta.

Ayudas a la compra, alquiler y rehabilitación de vivienda 2018 – 2021

Ayudas compra vivienda pareja joven recibe las llaves de su vivienda

¿Te gustaría una ayuda para comprarte un piso, pagar el alquiler del actual o rehabilitar tu inmueble? El nuevo Plan de Vivienda 2018-2021 del Gobierno español podría interesarte. En Fercogestión te contamos quién puede recibir ayudas a la compra, el alquiler y la rehabilitación y cómo hacerlo.

Ayudas a la compra, alquiler y rehabilitación de la vivienda

Ayuda a la compra de vivienda

Para empezar, déjanos decirte que estas ayudas están más pensadas para el alquiler que para la compra. De las ayudas para la compra del Plan de Vivienda 2018-2021 solo pueden beneficiarse los jóvenes menores de 35 años que cumplan con el requisito de tener unos ingresos inferiores a tres veces el IPREM (Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples). En otras palabras: tienes que ser menor de 35 años y ganar menos de 22.558,77 euros al año.

Pero eso no es todo: la vivienda debe valer menos de 100.000 euros y solo se financia un 20% de la misma hasta un máximo de 10.200€. Y un último pequeño gran detalle: las ayudas a la compra tienen como objetivo repoblar zonas rurales así que si quieres la ayuda a la compra, el inmueble debe estar un municipio con menos de 5.000 habitantes.

Ayudas al alquiler vivienda

Ayuda al alquiler

Pero si vives de alquiler… muy atento, porque podrías beneficiarte de las ayudas al alquiler del Plan de Vivienda 2018-2021. A diferencia de con las ayudas a la compra, no hay restricción de edad en las ayudas al alquiler. Las condiciones para aspirar a una de esas ayudas son:

  • No superar el triple del IPREM. Es decir: ganar menos de 22.558,77 euros al año
  • Se paga un máximo del 40% del alquiler
  • El alquiler total no debe superar los 600 euros al mes. En Barcelona y Madrid este máximo sube hasta los 900 euros

Las personas mayores de 65 años se pueden beneficiar de una ayuda al alquiler del 50%. Deben cumplir los mismos requisitos que se han enumerado antes y, además, no tener un patrimonio superior a los 100.000 euros.

Ayudas rehabilitación vivienda

Ayuda para rehabilitar tu casa

Si deseas hacer reformas en tu piso o vivienda unifamiliar, las ayudas del Plan de Vivienda 2018-2021 también te interesan. Estas ayudas a la rehabilitación subvencionan actuaciones como mejorar la eficiencia energética, instalación de sistemas de calefacción o refrigeración, acondicionamiento térmico, insonorizaciones… en resumen, es una ayuda que te puede venir muy bien.

La ayuda a la rehabilitación es de hasta 8.000 euros en el caso de pisos y hasta 12.000 euros en viviendas unifamiliares. No hay restricción de edad pero sí ciertas condiciones que debemos cumplir para aspirar a ellas:

  • La ayuda cubre, como máximo, un 40% del total del presupuesto de la reforma
  • El inmueble debe ser anterior a 1996 (se calcula que unos cinco millones de edificios en España cumplen con este requisito)
  • El inmueble debe ser vivienda habitual (del propietario o el arrendatario si estuviese alquilado)
  • Si es un piso, debe presentarse un informe de conformidad de la comunidad de propietarios

En el caso de las ayudas a la rehabilitación, las personas mayores de 65 años y los discapacitados podrán aspirar a una ayuda de hasta el 75% del total de la reforma, siempre que ingresen menos de tres veces el IPREM, como en el resto de casos.

Como solicitar ayudas vivienda

¿Cómo pedir una ayuda al alquiler, la compra o la rehabilitación?

El Gobierno de España es el encargado de crear las ayudas y de poner las condiciones que hemos explicado. Pero si queréis aspirar a una de estas ayudas debéis tener en cuenta que son las Comunidades Autónomas las que las gestionan. Además, cada Comunidad puede decidir qué tipo de ayudas da. Por ejemplo: en Catalunya las ayudas se destinan básicamente al alquiler y la rehabilitación.

Si deseas una ayuda del Plan de Vivienda 2018-2021, deberás dirigirte a la Consejería de Vivienda de la Comunidad Autónoma donde vivas. Prácticamente todas las CCAA permiten iniciar los trámites por Internet. Si vives en Catalunya debes acceder a la web de la Conselleria d’Habitatge (en este enlace) i dirigirte a la sección de “ayudas y trámites”. Desde casa podrás preparar todos los trámites para conseguir una ayuda al alquiler o una ayuda a la rehabilitación de tu vivienda.

¿Qué es el leasing o arrendamiento financiero?

Adquirir un vehículo, una oficina o maquinaria puede suponer un desembolso de dinero inasumible para muchos autónomos o pequeñas empresas. Para facilitarles el acceso a estos bienes sin necesidad de invertir un elevado coste inicial, se han creado contratos como el de leasing.

El leasing, o arrendamiento financiero, es una modalidad de contrato de arrendamiento que posibilita el uso de un bien (vehículos, maquinaria, inmuebles…) durante un determinado período de tiempo a cambio de un pago periódico.

leasing o contrato de arrendamiento financiero Ferco

Vencido el término del contrato, el arrendatario puede devolver el bien arrendando, renovar el contrato o bien comprarlo abonando a la sociedad de leasing la diferencia entre el precio que le costó el bien (incluidos los intereses y los gastos) y las cantidades satisfechas en concepto de leasing.

En este tipo de contratos intervienen tres personas o entidades:

  • El arrendatario, quien tiene derecho al uso del bien arrendado.
  • La sociedad de leasing o arrendador, quien adquiere el bien que necesita el arrendatario y decide cedérselo a éste por un periodo de tiempo determinado a cambio de un abono de unas cuotas periódicas.
  • El proveedor, quien vende el bien a la sociedad de leasing para que ésta pueda cedérselo al arrendatario.

leasing o contrato de arrendamiento financiero Ferco

Tipos de leasing financiero

Existen dos tipos de leasing financiero: mobiliario e inmobiliario.

  • Leasing financiero mobiliario: destinado a la financiación de maquinaria, vehículos, material informático, equipos médicos, etc. La duración mínima de este tipo de contrato es de 2 años.
  • Leasing financiero inmobiliario: destinado a la financiación de oficinas, naves industriales, locales comerciales, etc. La duración mínima de este tipo de contratos es de 10 años.

En ambos casos, tanto los bienes muebles como inmuebles deben ir destinados a una actividad empresarial o profesional del arrendatario. Y es que, aunque en otros países europeos es posible financiar viviendas mediante el leasing, la legislación española todavía no contempla este tipo de operación inmobiliaria.

leasing o contrato de arrendamiento financiero Ferco

Características a tener en cuenta

Antes de firmar un contrato de leasing cabe tener en cuenta algunas características intrínsecas a este tipo de herramienta de financiación:

  • Durante la duración del contrato de leasing, el arrendador (o sociedad de leasing) continuará siendo el dueño y titular del bien arrendado. Eso sí, el arrendatario será el responsable de éste y la gestión de su mantenimiento correrá de su cuenta.
  • Durante la duración del contrato, el arrendatario deberá asegurar el bien arrendado a todo riesgo y permitir su inspección por parte de la sociedad de leasing.
  • Las cuotas del contrato de leasing suelen ser fijas. Dentro de estas cuotas se incluyen los intereses, las comisiones y los intereses moratorios (si es el caso).

¿Estás pensando en solicitar un leasing? Ponte en contacto con nosotros, te ayudaremos a buscar las mejores condiciones de financiación para la compra de un bien a largo plazo bajo el régimen de alquiler.